Marketing de experiencia o experiencia de marca

El marketing de experiencia es el pilar de la estrategia de toda marca que busque comunicar con sus clientes, apelando a motivos emocionales y únicos que ayuden a crear y generar valor de marca a través del engagement. En un entorno altamente saturado y cambiante, el consumidor es el indiscutible embajador de marca y por él debemos regirnos para guiar la estrategia de nuestro negocio. Las posibilidades de relación se amplían y el campo de acción se hace mayor, el producto se ve desplazado por la experiencia de marca y el consumidor dirige todo el entramado en un entorno 2.0 en el que lo que no se comparte no existe. Siguiendo a Raúl Sánchez y Max Lederman (autores de  ‘Marketing experiencial: la revolución de las marcas’): ‘los negocios vivirán o morirán no por los atributos que aseguren tener, sino por la experiencia que ofrezcan a los consumidores en todas sus interacciones: en la tienda, en el sitio web, con el producto y a través de eventos y publicidad’. La estrategia se construye en base a la experiencia, haciendo que los consumidores hablen y sentando el terreno de una comunidad en torno a la marca dirigida por el cliente. El consumidor pasa a ser el centro, el impulsor de los diálogos, conversaciones e interacciones que difunden la marca y especialmente en el entorno 2.0 la figura del prosumidor (productor y consumidor de contenidos) toma todo el protagonismo generando y difundiendo mensajes de marca.  Las posibilidades del marketing de experiencia amplían las posibilidades y  pasan por considerar una serie de aspectos cruciales:
1) Favorecer un entorno de marca impecable que invite a ser visitada (instalaciones, puntos de venta, soportes de comunicación (entorno físico y web) y canales de comunicación (offline y online).
2) Posicionamiento de marca centrada en experiencia y componentes emocionales.
3) Impulsar la generación de contenidos vinculados con las preferencias, gustos y estilo de vida de nuestros clientes.
4) Impulsar la presencia en medios digitales y blogs como apoyo a la transmisión de la experiencia.
5) Mantener contacto continuado con nuestros clientes que favorezca la interacción.
En pocas palabras, la experiencia del consumidor es el principal punto de interés de toda estrategia de marca y, las empresas y negocios deben adaptar sus formas y métodos a esta nueva realidad con estrategias que consigan diferenciar todo lo que rodea a sus productos ofreciendo una experiencia veraz, auténtica y única.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>